martes, 15 de abril de 2008

La unión hace la fuerza

Cientificos de distintas especialidades están trabajando intensamente en el desarrollo de herramientas en las "que la unión hace la fuerza", bajo esquemas de enjambre (swarm en ingles) , tal y como lo hacen muchos animales en la naturaleza -abejas, termitas, hormigas, pirañas -, en los que la la contribución, a menudo "insignificante" del individuo, multiplicada por el número de individuos consigue potentes resultados.
Es trabajo colaborativo desde la unidad más sencilla. Es más, la inteligencia individual de, por ej. una termita, o una abeja, es muy limitada, (a actuar en codigo binario ante una gama muy limutada de estímulos) pero el resultado de la inteligencia colectiva es el de complejas comunidades autosuficientes, con roles perfectamente establecidos y organización impecablemente eficaz. Replicar esa limitada "inteligencia individual" -a nivel de termita- es hoy accesible, para la robotica elemental.

la Universidad de Pennsylvania's (School of Engineering and Applied Science), en coordinación con otras universidades y con el apoyo financiero del (US $7.5 millones) del ejercito USA ha desarrollado un programa basado en la imitación de comportamientos de Organismos biológicos, traducidos en algoritmos que permita a robots de ultima generación colaborar, colectiva, colaborativa y coordinadamente con los seres humanos por tierra, mar y aire.

Una de las claves, en las que radica la innovación de este programa, es integrar disciplinas diversas -más alla de la electrónica- que permita la cooperación entre robots con distintas capacidades, haciendo auténticos equipos, con roles especializados que actuan con un unico fin.
Bancos de peces, bandadas de aves, manadas de animales y enjambres de insectos actuan colaborativamente , con muy limitada comunicación en medios hostiles, para rápida y fluidamente adaptarse al medio, defenderse de ataques, cosntruir defensas, autoregular su población o procurarse el alimento. Los roles y la jerarquia se ajustan automáticamente para acomodarse a la situación.
Entre muchos consiguen lo que para uno sólo sería imposible. Si las termitas, los arenques y los lemings pueden... sin el apoyo de la conectividad y la digitalización -como palancas innovadoras- para intercambiar y coordinar información, nuestras posibilidades pueden rozar la ciencia ficción, y hoy ya son realidad.

¿Qué os parecería un enjambre de robot de rescate rescatando a un niño en un lugar al que los equipos humanos no consiguen acceder?

2 comentarios:

Pasión dijo...

Me parece vital el abandono del lìmite de las ciencias. Hoy conspira contra el descubrimiento. No sé si se va a lograr un resultado técnico concreto pero no cabe duda del resultado humano.

Y gracias por poner el post!
Si pinchas en mi nick descubrirás mi otro blog en la web. (al que, menester es decirlo, hoy se nutre de las mismas notas que el otro por falta de tiempo.
Saludos cordiales Nacho!
Pasión

Capitan Cook dijo...

Gracias Pasión. Ahora se quien eres., o sea "ser quien eres".
Leyendo tu perfil y tu "otro blog" entiendo muchas cosas que empezaba a intuir.
En fin, nos seguimos leyendo.